LOMITA Y TRASLOMITA – VALLE DE GUADALUPE

Lomita  

Otro imperdible en la ruta de los vinos es La Lomita, quien debe su nombre a la iglesia en donde se casaron los padres de Fernando (el propietario del viñedo) en Culiacán y su imagen fue inspirada en la pintura  de la artista Remedios Varo  llamada “Papilla Lunar”, en donde una mujer está alimentando a la Luna con polvo de estrellas y esta se encuentra encerrada dentro de una jaula, extraño lo sé,  a todas nos sonó raro,  ¿bueno y esto que tiene que ver con viñedo? Pero Cesar (nuestro host)  poco a poco fue adentrándonos más en la historia de este proyecto familiar, un proyecto con ALMA como él lo llama.

Y es que desde que vas llegando al lugar te das cuenta que el nombre concuerda con la locación, no hay mucho alrededor, terracería y  un par de casitas alrededor y si el viñedo esta en lo alto de una lomita, me encantaría prestarles mis ojos a los que nos están leyendo,  para que vieran el lugar tan mágico al que tuvimos la fortuna de visitar, probar unos vinos deliciosos, unos platillos que al principio no querías ni tocar de lo bonitos que se veían, y una compañía increíble, todos los miembros que participan en este proyecto nos transmiten el amor por lo que cada uno aporta al lugar.

Cesar, nuestro gurú Lomita quien fue secuestrado de una cafetería de Ensenada por Fernando, se dio a la tarea de aprender de todas las áreas de este proyecto, y nos contó  que toda la producción es generada solo de las uvas que genera el viñedo que por cierto se encuentra libre de pesticidas y fertilizantes,  así es, son vinos 100% orgánicos y practican la biodinámica para el control de plagas, es decir que utilizan distintos animales para el control de plagas.

El Cursi: Es uno de sus vino rosado, con su peculiar con sabores a frutos rojos y dulces como panditas y paletas de fresa son los ingredientes que hacen honor a su nombre pero sin llegar a empalagar, no lo juzgues por su nombre pruébalo que seguro te encanta, como a nosotras.

Pagano: Quien además de ir en contra de todos los nombres que caracterizan al Valle de Guadalupe (de santos y ángeles), nos sorprende con sabores como chocolate/café/fresas, obviamente Cesar nos guió un poco a detectar cada uno de estos sabores  y poco a poco cada una daba con uno de los ingredientes, uno de los top de lomita que se llevara perfecto con un buen corte de carne.

Discreto: Con su mezcla de tintos como, merlot, cabernet y tempranillo por mencionar algunos, se caracteriza por aromas más amaderados y mezclas de zarzamora y canela con un toque seco al final que definitivamente lo hace todo menos discreto.

TRASLOMITA

Es el restaurante de que acompaña este paradisiaco lugar, con unas vistas hermosas a los viñedos, una fuentes a lado y una atmósfera que te desconecta del bullicio de la ciudad, como antes  mencione la comida es simplemente exquisita sencilla y llena de sabor, su presentación hace que no quieras tocar la perfección de sus platillos, y cuando por fin decides atacar te llevas una gratísima sorpresa, llena de sabores que explotan en tu boca,  imposible no darte cuenta que todo lo que ahí se come es producido en casa, les dejamos unas fotos para que se les antoje más ir a este increíble lugar.

No me despido sin antes agradecer a Cesar quien nos explicó con peras y manzanas el funcionamiento de Lomita y Traslomita, tendría que escribir 80 páginas más para abarcar toda la información que nos regaló, nunca se me va a olvidar la  explicación del porque nos duele la cabeza o el estómago al tomar ciertos vinos, pero ese será un secreto que nos llevaremos a la tumba las 5  afortunadas que pudimos estar escuchando tus cátedras.

Gracias a Paulina Camacho quien siempre amable y atenta con nosotras fue nuestro contacto directo y abrió las puertas de su casa al equipo de Run The World.

Y por supuesto a Fernando con su mezcla de familia y magia nos regaló La lomita.

Be first to comment