Chiang Mai, Tailandia

Escribir de Tailandia merece dedicar cientos de palabras a un solo lugar. En el norte del Pais se encuentra Chiang Mai.

Encantadora y bohemia, es una gran ciudad que te hace sentir como si estuvieras en una pequeña y amigable aldea.

Todo tan chic, tan bien ordenado y con un gusto impecable.

Cabe mencionar que es mas barato que Bangkok y posee el mayor mercado nocturno del país, en el centro de la ciudad, donde yo aproveché para perfeccionar mis técnicas de regateo y hacer mis compritas.

En Chiang Mai predomina la cultura del conocimiento, hay escuelas de artes marciales, yoga, escuelas de masaje, idiomas, cocina, etc. Mi amiga Viridiana y yo nos inscribimos a una clase de cocina tailandesa. Para iniciar nos llevaron a un mercado local a comprar los ingredientes y después a la escuela para preparar nuestros diferentes platillos que debimos comer después de su preparación. Entendí completamente porque el servicio de los restaurantes es tan rápido, y es que la manera de cocinar adhiriendo ingredientes en un wok sin parar, hace que todo este listo fácilmente. Quedamos sorprendidas de haber cocinado nosotras mismas platillos deliciosos.

Chiang Mai es una ciudad con grandes centros comerciales, aún así, no ha perdido su esencia y puedes andar en bicicleta o rentar una motocicleta.

Una de las famosas actividades de Chiang Mai es montar elefantes. Ha sido practicado por muchos años y atrae mucho al turismo, sin embargo, debemos considerar que los elefantes no están diseñados para soportar más de 150kg sobre su columna. Que han pasado horas encadenados privados de libertad, sin agua ni comida, tratando de adiestrarlos con la idea de ¨romperles el alma ¨ para que sean sumisos, ademas de golpearlos con ganchos para que obedezcan las órdenes humanas y hacerlos trabajar entreteniendo sin descanso.

Es por eso que actualmente existen asociaciones que se dedican a rescatar elefantes del maltrato y ofrecen un tour para convivir con ellos en su hábitat, alimentarlos y bañarlos. Es imponente el tamaño de estos animales. Es curioso como, en mi caso, esperaba un comportamiento mas cálido de ellos, y es que al mismo tiempo andaba entre los elefantes un perro, con típico comportamiento de perro: detrás de nosotros, moviéndonos la cola, pidiendo caricias. Y el elefante tan en su onda. Provocando respeto. Nos ha mostrado porque le consideran símbolo de sabiduría.

En Chiang mai hay cientos de templos budistas, el mas famoso es el Wat Para Doi Suthep, en una montaña sagrada con vistas impresionantes. Es un camino con muchas curvas para llegar hasta sus cientos de escalones rodeados de dos inmensos dragones, construido en 1383.

Masajes, más masajes por todo Chiang Mai. Fabuloso.

Disfrutar de esta sublime ciudad apetece más que un par de días, es sin duda, una de las mejores recomendaciones que yo podría hacer.

 

 

 

 

 

Be first to comment