Bangkok, Tailandia.

Tailandia se ha convertido en unos de los destinos favoritos del turismo mundial, y es que además de ser un país con diversas atracciones, no implica un gran gasto en comidas y hospedaje.

Tailandia viene de la a palabra thai (ไทย) que significa ‘libre’ o ‘libertad‘ en el idioma tailandés.

El 95% de la población practica el budismo y gracias a su clima tropical húmedo es el mayor exportador de arroz del mundo.

El primer contacto los tuvimos con la impresionante ciudad de Bangkok, sus miles de cientos de motocicletas y el tráfico a cualquier hora. Me llamo bastante la atención que aun con el stress que “deberían “ tener los conductores, ninguno mostraba molestia si algún otro se metía en la fila, etc. A pesar de su relajada ruta, antes de tomar un taxi, o tuk tuk debes establecer la tarifa de que te cobraran, ya que algunas veces quieren aprovechar tu felicidad y disposición de gastar en tus vacaciones, incluso después podrían decirte que alguno de los lugares que vas a visitar está cerrado para llevarte a otro sitio.

Debo mencionar que si hay personas que hablan inglés, pero no es tan común, así que usamos todas nuestras técnicas de mímica. La primera lección aprendida en Bangkok es que los taxistas no pueden leer las direcciones en inglés, así que hay que asegurarse de llevar la dirección escrita en tailandés para que le puedas dar indicación al chofer.

En Bangkok, también,  utilizamos el skytrain que es rapidísimo, muy cómodo y seguro.

Disfrutamos del atardecer en un roof view place, bebiendo una cerveza artesanal tailandesa mientras los rayos del sol se ocultaba entre los altos edificios de Bangkok. Logra construir un espectáculo cautivador

Casi en cada esquina de esta ajetreada ciudad hay pequeñas “casa de espíritus” generalmente con un Buda dentro, donde la gente puede hacer sus peticiones y dejar sus ofrendas. Podemos darnos cuenta de la inmensa espiritualidad que se vive en Tailandia.

Tailandia es el pais de las sonrisas y es que todas las personas te brindan una gran sonrisa aunque no tengan una mínima idea de que les estas diciendo. También es sorprendente para nosotros con una cultura totalmente distinta, el agradecimiento que muestran por pagarles por un producto o servicio.

Es visible como sus creencias se viven diariamente y practican la misma tolerancia, la misma indulgencia, el mismo amor fraternal hacia todos los hombres indistintamente.

El Muay Thai, es el deporte nacional y hay varios lugares a los que puedes asistir para observar este arte marcial.

Entrar a los templos, casas, negocios, hostal implica quitarse los zapatos a la entrada es un símbolo de respeto. Es difícil acostumbrarse y muchas veces se olvida, pero con una sonrisa te regresas a la entrada y te quitas los zapatos.

Bangkok cuenta con cientos de templos entre los cuales los más destacados y mayormente concurridos son el gran palacio, el templo del buda inclinado y el templo del buda de esmeralda.  Suelen estar muy concurridos desde su apertura a las 8:30 am hasta la 5 pm. Es importante tener en cuenta que tanto hombres y mujeres deben tener  las piernas cubiertas para entrar a estos templos sagrados, igualmente las mujeres deben tener los hombros tapados. Si no tienes con que cubrirte, hay muchos lugares para comprarlos fuera de los templos y puedes practicar tus habilidades de regateo.

Ingresar a los templos produce gran estremecimiento ya que admirar su construcción, los pequeños detalles de cada parte del templo, esos inmensos Budas y la paz que emana contemplarlos, es lo hace que valga la pena tantas horas de vuelo para llegar hasta ahí. A pesar de ser un gran atractivo para el turismo, no podemos olvidar que los templos son lugares sagrados, las personas van a cesar todo pecado, adquirir la virtud y purificar el corazón.

Los famosos masajes Tailandeses, casi también en cada esquina y aproximadamente 5 Dlls hace irresistible querer disfrutar de uno y te incita a tomar descansos “necesarios” al menos una vez al día.  El masaje tailandés no es precisamente relajante, y es que su técnica es un poco fuerte con la intención de reparar contracturas del cuerpo y alinear los chakras. Puedes optar por un masaje de pies para descansar de las largas caminatas.

Por la noche visitar su famosa calle Soi Cowboy, entrar a un bar para admirar sus ladyboys es muy divertido. Sabemos que lamentablemente esto es parte de la red de prostitución del País, pero ni que mencionar que puedes asistir sin contribuir.

Khao San Road, lleno de anuncios, luces, hostales y bares. El sitio preferido de los mochileros. Ofrece un espectáculo con sus diferentes puestos de comidas exóticas y sus no tan suculentas presentaciones, comer insectos y animales fritos, es un reto para todo turista. Me encantaría decir que fui muy atrevida y probé las enormes tarántulas peludas, pero no fue así, una disculpa por mí no aventura.

Al siguiente día nos dirigimos a un mercado flotante, hay tours que te llevan, pero nosotros decidimos emprender el viaje por nuestra cuenta, así más experiencias tendríamos, hasta que te das cuenta que nadie te entiende y tú no comprendes las indicaciones para llegar hasta allá. Es conveniente checar los horarios de apertura de los mercados flotantes ya que no son todos los días. Damnoen Saduak si abre todos los días y se encuentra a 100 km de Bangkok. Tomamos una combi desde Victory Monument a la que llegamos en skytrain, lo complicado en esta ocasión fue poder encontrar la salida de las combis desde una rotonda inmensa con muchas concecciones de calles; creo recordar que dimos la vuelta a casi todo el monumento preguntando con señas y un pequeño papelito con el nombre en tailandés de la estación que buscábamos. Pasear por un supermercado de canales de agua para comprar todo tipo de artículos, pero sobre todo comer. Comer y comer la deliciosa gastronomía de Tailandia y casi no gastar, se vuelve adictivo. En el mercado, el mejor helado de coco, con topping de granitos de arroz verde y cacahuates.

En Tailandia la comida se comparte, las mesas están llenas de diferentes platillos al centro para que cada comensal pueda disfrutar de varios alimentos y los mismo que los demás, ponen atención en que su manera de comer sea suave. Compartir es para ellos una forma de dar, la comida para ellos es una pasión que vincula la comida con la cultura y la familia. Sería una bonita costumbre que podríamos adoptar.

La experiencia de viaje a Tailandia  te hace cambiar sustancialmente con la energía de cada persona que cruzas miradas y te ofrece una sonrisa.

 

Be first to comment