Ajoblanco, cocina con elegancia y simplicidad.

Ajoblanco, a 5 años de abrir sus puertas por primera vez, está disfrutando de un momento extraordinario donde todas las estrellas parecen alineadas a su favor.

Su cocina tiene una seguridad relajada que es pura Barcelona. Deja que los ingredientes hablen por sí mismos. Como un pintor que trabaja con una paleta característica, Ajoblanco pone de lado a lado sus sabores, aplicando textura y color a sus composiciones de una manera que parece natural y sin esfuerzo.

Claro, Ajoblanco es tradicional. Pero también lo es la cocina regional en cualquier parte del mundo, ya que prácticamente se usan los mismos ingredientes para hacer los mismos platos temporada tras temporada. La sorpresa para mí es que el arte de Ajoblanco tiene un sentido de autenticidad. El menú ofrece una clase magistral de cocina mediterránea. No encontrarás recetas con ingredientes o adornos innecesarios. Cada plato se basa en la simplicidad y la elegancia, los ingredientes excelentes y la ejecución experta para hacer su punto.

Aparece el ceviche de atún, en láminas delgadas, cubierto con leche de tigre, que es seco y aterciopelado, coronado con rodajas de chile para darle un sabor ligeramente picante y adictivo; acompañando, un sorbete de limón. Un plato tan juguetón e inspirado.

Especialistas en arroces, aquí, el chef parece estar diciendo que es paella, pura, simple y deliciosa.

¿Todos disfrutan de su comida tanto como nosotros? Si el paso de las charolas llenas de platos es evidencia, entonces sí, mucho sí.

El carpaccio de pulpo se corta en rodajas finas y se esparce con pico de gallo. Es un encantador plato ligero en el que brilla el sutil sabor del pulpo.

Y porque combinar el mar y la tierra siempre hacen la cena espectacular, un plato principal de chuletón con patata mediterránea que inunda el paladar con sabor.

Un coulant de chocolate servido con un helado de vainilla de Madagascar absolutamente encantador que logra un equilibrio perfecto y final feliz.

Su localización estratégica y diseño le otorgan una doble vida. Puedes cenar tranquilamente e irte a casa o comenzar una larga noche con cócteles de autor y música agradable.

Al epicentro del local, un gran ventanal que deja a la vista la cocina y la magia que en ella ocurre, muy al estilo de cocina inglesa, pero con un comedor diseñado al estilo industrial de los años 20 en Estados Unidos. Esta fusión entre la cocina y el comedor crea un ambiente hogareño y cálido, como una cocina familiar, donde la comida supone una celebración diaria. Esa exposición de las entrañas del local refleja el amor por la gastronomía de los propietarios José Lombardero y Kate Preston.

Los bistro informales, las trattorias, las tabernas, las cantinas, los restaurantes emergentes conforman cada vez más la emocionante escena gastronómica de Barcelona. Pero nos encantan seriamente los restaurantes para adultos de las grandes ciudades que funcionan con pasión y profesionalismo. Ajoblanco es uno para atesorar.

 

 Donde: Calle Tuset 20-24 , Barcelona 08006

Reservas: 93 667 87 66

www.ajoblancorestaurant.com

Be first to comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.